La fundación redobla esfuerzos para cuidar el parque de 24 mil hectáreas, además de enfrentar un déficit de dos millones de lempiras. Directiva pide al gobierno no desentenderse del tema.

Tegucigalpa, HondurasA pesar del clamor público lanzado hace un mes, el abono económico nunca llegó para el colchón verde del parque nacional La Tigra.

Las cifras podrían estremecer a cualquier economista, pero la asociación Amigos de La Tigra (Amitigra) aclara que no abandonará la protección de la zona boscosa.Y es que don Emilio Larach, vicepresidente de Amitigra, reveló que la fundación debe desembolsar alrededor de 2.2 millones de lempiras en lo que resta del año.

Sin embargo, la asociación apenas dispone de unos 230 mil lempiras de ingresos, de los cuales 150 mil lempiras corresponden a la aportación del gobierno, detalló.En cifras frías, el empresario subrayó que la Amitigra enfrentará un déficit de dos millones de lempiras entre septiembre y diciembre para la protección de la reserva.

El directivo recordó que la crisis está condicionada por los severos recortes realizados por el gobierno central en los últimos cuatro años.El presupuesto gubernamental para el cuidado de la zona disminuyó drásticamente de 6.3 millones a 1.8 millones de lempiras, es decir que se redujo en 4.5 millones de lempiras.La abrupta reducción obligó a la asociación a reducir gastos y redoblar esfuerzos de protección en el territorio protegido, amplió Ivo Alvarado, director técnico de Amitigra.

Para el caso, despidieron 11 guardabosques y apenas laboran 20 elementos para resguardar unas 24 mil hectáreas.Según Alvarado, la Secretaría de Finanzas (Sefin) tiene la intención de desembolsar el dinero en tres pagos mensuales de 50 mil lempiras.En tanto, la junta directiva declaró que diseñan un plan estratégico para enfrentar la crisis, pero piden al gobierno no desentenderse de la problemática.

Compensación ambientalUno de los salvavidas para Amitigra sería una tasa escalonada, denominada Compensación Económica por Sostenibilidad Ambiental (CESA), actualmente estancada en el Congreso Nacional.Por su parte, Luis Eveline, gerente del Servicio Autónomo Nacional de Acueductos y Alcantarillados (SANAA), se mostró a favor de asignar parte de los fondos a la fundación.Otra alternativa es la ecotasa, un cobro que se aplica a la introducción de vehículos extranjeros para el manejo de áreas protegidas.Sin embargo, la medida salió publicada hasta enero de 2014 y el presupuesto se había aprobado en noviembre pasado.Las voces ligadas a la protección de la reserva esperan que esté garantizada la asignación el próximo año.


Tegucigalpa

Eventos Recientes

Sin eventos

Bolsa de valores