Esto quiere decir que en ese sector no se permitirán nuevas construcciones, industrias y cultivos como los de las flores.

Dicha prohibición está contenida en el plan de manejo ambiental de la reserva –llamada también Van der Hammen– que aprobó el consejo directivo de la Corporación Autónoma Regional (CAR) de Cundinamarca el pasado martes, a través del cual se establecieron los usos del suelo y las actividades que, en adelante, se podrán hacer en la franja que bordea el norte del Distrito y que servirá, en el futuro, como una barrera ‘verde’ contra la conurbación con municipios vecinos.

La CAR hizo una zonificación de las 1.395 hectáreas de la reserva de tal forma que 561,2 hectáreas serán para restauración, otras 82,3 para preservación y 138,2 paisajísticas. Otras 600,9 hectáreas que ya están construidas, tienen industrias, comercios o cultivos de flores, tendrán un régimen especial y unas restricciones.

De acuerdo con el director de la CAR, Alfred Ballesteros, en ninguno de los terrenos cubiertos por la reserva se podrá hacer vivienda nueva. Incluso, en aquellas zonas con edificaciones.

“Con el plan de manejo queda claro que quienes pensaron que esas áreas iban a ser de expansión y compraron terrenos para construir ya no lo podrán hacer, porque quedaron prohibidos los nuevos desarrollos urbanísticos”, afirmó Ballesteros.

Las viviendas que se levantaron antes del 19 de julio del 2011 fueron autorizadas, pero su permanencia quedó condicionada: los propietarios no podrán hacer ampliaciones que superen los 500 metros cuadrados ni el índice de ocupación podrá exceder el 20 por ciento.

En caso de que los dueños quieran hacer modificaciones o ampliaciones en el predio, los respectivos proyectos tendrán que ser autorizados previamente por la CAR. Las edificaciones, además, no podrán tener más de dos pisos.

Los colegios y universidades de esa zona podrán continuar funcionando allí, pero con restricciones: si van a hacer ampliaciones, estas no podrán exceder los 500 metros cuadrados y requieren también el visto bueno previo de la Corporación.

“Se tendrá en cuenta si las ampliaciones son exigidas por la justicia o por nuevas leyes que obliguen a hacer modificaciones en el predio”, manifestó Ballesteros.

En cuanto a las industrias –en esa zona hay 3– no podrán seguir en la reserva y tendrán 3 años de plazo para acabarlas.

Los cultivos de flores deberán desmontarse y ese proceso lo tendrán que hacer en el término de 7 años.

A la Clínica Corpas, que quedó construida en la reserva, la CAR le autorizó ampliar sus instalaciones, pero en un 10 por ciento más del área que ocupa actualmente.

El subdirector de Recursos Naturales de la CAR, Edwin García, manifestó que todo el plan de manejo de la reserva Van der Hammen costará 204.493 millones de pesos.

Por lo menos 154.911 millones se destinarán para la compra de los predios que se requerirán para conformar el corredor que hará la conectividad ecológica, por la frontera norte de la ciudad, entre los cerros orientales y el río Bogotá.

Otros hechos

1. No se afecta la nueva ALO

El plan de manejo ambiental de la reserva forestal regional del norte aprobado no afecta el nuevo trazado de la ALO planteado por el alcalde Gustavo Petro, que no cruza por humedales.

2. Vía nueva Cota-Suba

La vía alterna planteada entre Cota y Suba tampoco se afecta, por cuanto ese trazado queda por fuera de los terrenos incluidos en la reserva forestal regional del norte.

3. Arranca el amojonamiento

A partir del 2 de enero del 2015, la Corporación Autónoma Regional (CAR) de Cundinamarca iniciará el amojonamiento de la reserva forestal regional del norte.

4. La plata del Acueducto

Los $ 134.000 millones que el Acueducto pagará por multa ambiental a la CAR, según convenio se destinarán para compra de predios en la reserva, si lo aprueba el Consejo de Estado.

5. Cultivos orgánicos y ganado

En la reserva forestal regional los únicos cultivos que se permitirían serían orgánicos y el ganado que se aceptará es aquel que no genere impacto ambiental negativo.

Se creará el parque ecológico de la región

El Distrito se propone en la reserva forestal regional que bordea el norte de la ciudad crear el mayor parque ecológico de la región, que dispondrá de senderos, espejos de agua y demás atractivos e infraestructuras modernas para el turismo ecológico y la recreación pasiva.

El secretario Distrital de Planeación, Gerardo Ardila, dijo que con la declaratoria y ahora expedición del plan de manejo ambiental de esa reserva “se garantiza la conectividad entre los ecosistemas orientales, desde los cerros hasta el río Bogotá, y permitirá la conservación en esa zona de especies vegetales y animales que son endémicas”.

Agregó que esa reserva tendrá igualmente como función “proteger el suelo que en esa zona es de altísimo valor, no solo por el conjunto de terrazas y canales existentes que probablemente hicieron los muiscas, sino también porque es fundamental para el mantenimiento de la humedad, del nivel freático en el área, lo que contribuirá a una mejor disponibilidad del agua”.

Ardila recordó que en el Plan de Ordenamiento Territorial (POT) está planteado que esa reserva juega un papel muy importante en la captura de carbono.

De acuerdo con el plan de manejo ambiental aprobado por la CAR, las 46,90 hectáreas que tiene el bosque de Las Mercedes se mantienen como área de preservación.

En esos terrenos el Distrito inició igualmente la siembra de 13.000 árboles que crecerán en 12 hectáreas. Así se formará el bosque natural que restablecerá la conectividad ecológica entre la reserva forestal regional Van der Hammen y el humedal La Conejera.


Partly Cloudy

32°C

Tegucigalpa

Partly Cloudy

Humidity: 36%

Wind: 14.48 km/h

  • 24 Mar 2016

    Sunny 32°C 16°C

  • 25 Mar 2016

    Partly Cloudy 33°C 17°C

Eventos Recientes

Sin eventos

Bolsa de valores