"Tras cartografiar el entramado de infraestructuras de transporte de Europa, hemos observado que la mitad de la superficie no urbanizada se encuentra a menos de 1,5 km de alguna carretera o vía férrea, y casi el 100% a menos de 10 km, y eso siendo conservadores", explica Aurora Torres, la autora principal del estudio, que forma parte de su tesis doctoral. "Este aumento del número de infraestructuras implica que los animales no tienen muchas posibilidades de vivir alejados de la influencia humana", continúa.  

Los autores proponen que esta investigación sirva como herramienta para evaluar los efectos de futuros desarrollos de infraestructuras en distintos escenarios. "Este trabajo puede ser el punto de partida para coordinar una red internacional de investigadores que evalúen el impacto global de las infraestructuras humanas sobre la fauna, aportando ideas y soluciones innovadoras" apunta Torres. En concreto, se plantea optimizar el método propuesto en PNAS para aplicarlo en países en vías de desarrollo, con ecosistemas menos fragmentados y todavía ricos en biodiversidad, donde es previsible que se construya el 90% de las carreteras en los próximos 40 años. 


Tegucigalpa

Eventos Recientes

Sin eventos

Bolsa de valores